• Jesid A. Díaz

Shingeki no Kyojin y el Problema del Mal

Amo, realmente amo, la serie animada Ataque a los Titanes. La he seguido desde hace tiempo, y espero con impaciencia las temporadas una tras otra. Ahora bien, este amor hacia Ataque a los Titanes se demoró un poco: Al inicio estaba francamente horrorizado. El argumento principal del genocidio general de la raza humana a mano de los titanes y el subsiguiente cautiverio de la humanidad en la Isla Paradise. Aquí, un número reducido de la humanidad se ha acuartelado para sobrevivir al ataque de los Titanes.


En este orden, se nos cuenta el origen de Eren Jaeger. Eren es un niño que sueña con liberar a la humanidad del cautiverio tras las Murallas, y para eso desea unirse a la milicia y aniquilar finalmente a todos los titanes. Obviamente, este es un argumento prometedor.


Sin embargo un día, uno como cualquier otro, la Muralla que protegía al Distrito Shinganshina (donde residía Eren) fue derribada por los titanes: El inicio del fin de los residuos de la humanidad (¿o no?). Eren, que vio a su madre ser devorada por los titanes, se renueva en su resentimiento contra los titanes dando un nuevo ímpetu a su cruzada. En el camino conoce a diferentes personajes mientras que se forma en la Milicia junto a sus dos amigos de la infancia, Mikasa Ackerman y Armin Arlert.


Esto es a grandes rasgos la idea central de la serie animada. Pero este artículo quiere ver la relación entre el mundo de Shingeki no Kyiojin (Ataque a los Titanes) y el mal. De ahora en adelante me referiré al estado de cosas de la serie como el Mundo SNK.


Una primera consideración es si este mundo es un mundo, realmente, posible. Y aquí debe reconocerse que lo es. No parece haber ninguna contradicción interna entre las proposiciones que conforman el Mundo SNK.


En segundo lugar, ¿un Mundo como el de SNK, de ser real, incrementaría el problema del mal? Recuérdese que el problema del mal es el problema de reconciliar una serie de estado de cosas maligna con la existencia de un Dios completamente bueno. Pero hay varias versiones del mal a tener en cuenta. Como lo veo, es difícil reconocer por qué el problema del mal natural sería agravado (el mal involucrado parece ser moral, como lo fue el origen de los titanes mismos). El mal gratuito, el clásico argumento de Rowe, tampoco parece aumentar demasiado en su gravedad. Rowe lo replanteó así en 1988:


P. Ningún bien que conozcamos justifica que un ser omnipotente, omnisciente y perfectamente bueno permita E1 y E2.
Q. Ningún bien justifica que un ser omnipotente, omnisciente y perfectamente bueno permita E1 y E2.
no-G: No hay ningún ser omnipotente, omnisciente y perfectamente bueno[1].

Donde E1 es el sufrimiento y la muerte de un cervatillo atrapado en un incendio forestal; E2 es un caso real descrito por Bruce Russell, en el que una niña de cinco años fue violada, golpeada y estrangulada por el novio de su madre.


Ciertamente casos como la masacre de los titanes podrían estar implicados en una generalización de E2, por lo que las respuestas pueden ser similares en ambos casos. En efecto, podría decirse que el mal gratuito es necesario[2].


Pero tal vez el problema del mal en cuestión agrave el Argumento de Horrores de J. L. Schellenberg. Este argumento fue formulado en 2011 como sigue:


(1) Necesariamente, si Dios existe, las personas finitas que experimentan cada vez más plenamente la realidad de Dios realizan su bien más profundo.
(2) Necesariamente, si Dios existe, la prevención del sufrimiento horrible no impide que haya personas finitas que experimenten cada vez más plenamente la realidad de Dios.
(3) Necesariamente, si Dios existe, la prevención del sufrimiento horrible no impide que haya personas finitas que realicen su bien más profundo (de 1 y 2).
(4) Necesariamente, si Dios existe, hay sufrimiento horroroso sólo si su prevención impide que haya personas finitas que realicen su bien más profundo.
(5) Necesariamente, si Dios existe, no hay sufrimiento horroroso (de 3 y 4).
(6) Hay sufrimiento horroroso.
(7) Dios no existe (de 5 y 6).[3]

Esta versión parece en realidad extraña, puesto que parece descabellado afirmar que es lógicamente contradictorio que Dios exista y que haya un sufrimiento horrible. De cualquier forma, el problema central de este tipo de argumentos es la concepción de Dios que asume, una concepción que debe ser incompleta (al menos, si es sobre el teísmo cristiano). Más sobre esto en escritos futuros.


Afortunadamente, Schellenberg ha reformulado en 2019 su Argumento de Horrores recientemente, dejando de lado la idea de imposibilidad lógica. En esta nueva versión se dice que:


1. A medida que aumenta la empatía y la proximidad de un ser humano preocupado por los horrores, se acercará y finalmente alcanzará una oposición absoluta a los horrores: una disposición a tratar de eliminar y prevenir los horrores siempre que pueda.
2. Dios se preocuparía al máximo y sería empático y se acercaría al máximo a los horrores que pudieran ocurrir en nuestro mundo si fuera creado -máximamente bien familiarizado desde cualquier punto de vista, y en particular desde el interior, con cada pedazo de sufrimiento horrible que se encuentra en nuestro mundo.
3. Un Dios máximamente preocupado y empático, que conociera al máximo los horrores, no podría estar suficientemente motivado para realizar bienes que requirieran el permiso de los horrores.
4. Si Dios existiera, entonces si hubiera algún mundo, tendría que ser algún otro mundo libre de horrores en lugar de nuestro mundo.
5. Nuestro mundo existe.
6. Dios no existe.[4]

Los detalles de este argumentos son lentos, así que los ignoraré por ahora (planeo abordar estas y otras versiones del problema del mal en unos artículos que vienen). El problema central parece seguir siendo, sin embargo, el concepto de Dios que Schellenberg maneja (y del cual parece en realidad enamorado).


La pregunta en este momento es si el argumento de horrores se agrava en un Mundo SNK. La respuesta, claro, es “sí”. Pero la consideración de su empeoramiento no radica en su impacto metafísico, sino dialéctico. Esto es porque la categoría de horrores se reemplazaría por una más alta, que serían los verdaderos horrores en Mundo SNK. En este sentido, los horrores del Mundo SNK serían mucho más terribles que los horrores del mundo real, empeorando la situación dialéctica (aunque la lógica de la presunta incompatibilidad no parece afectada).


Pero ¿qué del Argumento Humeano del Mal de Paul Draper? El Argumento Humeano es, en mi opinión, la mejor versión actual del problema del mal. A diferencia de los horrores, este argumento parece tener un mayor impacto debido al aumento de la distribución de dolor y placer. El argumento de Draper es complejo y sutil, por lo que no corresponde explicarlo en detalle aquí[5]. Ahora bien, la idea simple del argumento humeano inicia considerando dos individuos, Theo y Sophy. Estos individuos inician con un conocimiento “desde cero”[6] del mundo real, y en la medida que conocen las características de este mundo, incluyendo la distribución de dolor y placer, tenemos la consecuencia de que “el teísmo es probablemente falso”:


1. El fisicalismo de la fuente es mucho (es decir, muchas veces) más probable intrínsecamente que el teísmo.
2. El fisicalismo de la fuente se ajusta a los datos del bien y del mal mucho mejor que el teísmo. De 1 y 2 se deduce que
3. En igualdad de condiciones, el teísmo es muy probablemente falso[7].

Una vez más, esto es sutil. Draper no está intentando demostrar que el teísmo es falso o incluso probablemente falso, considerando todas las cosas. La idea es solo que “en igualdad de condiciones” el teísmo es probablemente falso. Ahora bien, la discusión extensa de este argumento esperará a otro momento (el lector debe disculpar tantas evasivas a un tratamiento directo, pero debe recordarse que este es un artículo sobre Shingeki no Kyiojin y el mal, no sobre las nuevas versiones del problema del mal). Por ahora baste decir que, en mi opinión, este argumento no es en absoluto concluyente contra el teísmo (y estoy seguro que Draper estaría de acuerdo). Una de las ideas de Draper, tal vez la idea central, es que el argumento humeano no pretende hacer juicios considerando todas las cosas que podrían considerarse al hacer un juicio racional. Creo que esta cláusula es importante. Así, entonces, el argumento es vulnerable a una serie de consideraciones a posteriori que muestra que la conclusión original de Draper no es plausible porque, justamente, no ha considerado todas las cosas que debería considerar. Entonces, ¿por qué debería importarnos a qué conclusiones llegan Theo o Sophy, teniendo en cuenta que Draper los ha hecho tan profundamente ignorantes del mundo real?


Más específicamente, creo que los seres humanos simplemente no estamos equipados para "construir el mundo desde cero" utilizando los recursos de la teoría de la probabilidad bayesiana, como hace Draper. Depende demasiado de las decisiones tomadas en un primer momento, sin ninguna base fáctica, sobre la probabilidad inicial de varias proposiciones (por ejemplo, el teísmo y el naturalismo). Una vez que sabemos bastante sobre el mundo, podemos estimar la probabilidad de varias proposiciones con al menos un grado mínimo de confianza, y entonces el razonamiento probabilístico se vuelve muy útil -aunque, por supuesto, sujeto a sorpresas. Pero empezar con una base de conocimientos prácticamente nula, como hacen Sophy y Theo en la historia de Draper, no es factible[8].


Ahora, ¡lo que nos interesa! ¿es posible responder al Argumento Humeano en el Mundo SNK? En este punto debo confesar que no encuentro una forma soluble de tratar el argumento humeano en un mundo como el Mundo SNK. La razón es que la distribución de dolor y placer es tan desigual, tan profundamente desigual dando primacía al dolor, que es difícil encontrar una respuesta “considerando todas las cosas” que no siga apoyando la conclusión de que el teísmo es improbable, al menos al compararlo con el fisicalismo. Entonces, parece que tenemos un serio problema entre manos.


Este problema se debe a que, si la conclusión de Draper es cierta, entonces el teísmo es necesariamente falso. Esto se debe a que proposiciones como “Dios no existe” son necesariamente ciertas o necesariamente falsas. En otras palabras, si el teísmo es improbable en el Mundo SNK considerando todas las cosas que se pueden considerar, se deduce que el teísmo es necesariamente falso.

Por lo tanto, Dios no existe.



¡Pero esperen un momento! Seguramente “todas las cosas que se pueden considerar” incluyen un amplio abanico de opciones, incluyendo no solo las características fácticas del mundo en cuestión, sino las intuiciones modales en general. Por lo tanto, hay una forma de subvertir la triste conclusión a la que hemos llegado antes (se puede decir con facilidad que Mundo SNK no es realmente posible porque la existencia de Dios es necesaria, pero preferiría evitar esa respuesta por ahora).


Para ver cómo esto se puede evitar, consideremos el tipo de Dios en el que creemos los cristianos. Dios es absolutamente perfecto, incluso a pesar de que no siempre somos capaces de identificar objetivamente qué es una perfección intrínseca. Esto quiere decir que Dios es eterno, omnisciente, omnipotente, providente, amoroso y perfectamente bondadoso. La relación de Dios con este mundo, asumo, es una relación libre. El Señor nos ha otorgado el don de la autodeterminación, pudiendo elegir entre opciones factibles. En este caso, Dios debe tener un control apropiado, arriesgado moderadamente. Visiones como el teísmo abierto implican que, como observó Thomas Flint, Dios se arriesgó no sólo a que ocurrieran los horrendos males del mundo actual, sino también a males aún peores que podrían haber ocurrido pero no lo hicieron[9] (¡ciertamente Dios se arriesgó a que el Mundo SNK fuera real!). Los teístas abiertos, claro, confían en el poder y la sabiduría de Dios que vence todas las cosas. Pero uno no puede evitar sentirse incómodo con este tipo de riesgo tan profundo.


Por otro lado, en el molinismo, Dios actualizó los contrafactuales que darían lugar al nacimiento de los titanes, incluyendo todos los horrores y el dolor que tiene SNK que no tiene el mundo real. Es cierto que algunos molinistas (como R. Douglas Geivett) consideran que el teórico del conocimiento medio puede mantener que Dios se aseguró deliberadamente de que no se actualizara un mundo con males peores que el mundo actual (lo que haría que sea imposible, dado el carácter moral de Dios, que el Mundo SNK sea actualizable). Sin embargo, es igualmente cierto que Dios se ha asegurado de que no se actualice un mundo mejor que el actual. Visto así, el molinismo empieza a parecer bastante determinista. ¡Pero ese es tema para otro día!


Finalmente, visiones deterministas de Dios simplemente están fuera de juego. En efecto, si Dios mueve o determina a las acciones de las criaturas entonces el mal es un problema insoluble no solo en el Mundo SNK, sino en el mundo real.

Pero queda una opción, una que pueden compartir los teóricos de la presciencia simple, incluyendo a los agustinianos y tomistas incompatibilistas[10]. La respuesta parte del hecho de que Dios conoce lógicamente después del decreto creativo, por lo que hay una “limitación” lógica a lo que Dios puede hacer. Sin duda, esto le da a Dios menos control que el determinismo o el molinismo, pero el beneficio es que libra al teísmo de las consecuencias antes vistas. En este sentido, es lógicamente imposible que Dios use su conocimiento para falsificar su propio conocimiento, por lo que es imposible que use su conocimiento para hacer que algo que conoce sea falso (esto no quiere decir que no use su conocimiento providencialmente para planificar las cosas). Así pues, lo que tenemos es que Dios, al crear, prevee toda la línea del tiempo mediante etapas lógicas sucesivas[11], contestando y respondiendo a las acciones reales de sus criaturas. Si el Mundo SNK fuese cierto, entonces, no presenta un problema porque es lógicamente imposible que Dios falsifique su propio conocimiento.


Pero hay una objeción a la vista. Se puede decir que esta respuesta no cubre el hecho de que es posible que Dos intervenga para evitar el surgimiento de los titanes y, por lo tanto, evitar el apocalipsis marleyense. Ciertamente Dios puede intervenir (y tengo la sospecha de que dadas esas circunstancias lo haría[12]), pero la pregunta es, bueno, ¿cómo lo haría? Supongo que Dios podría hacer un despliegue de su poder, aniquilando a los titanes en un solo momento. Pero ¿acaso así se comporta Dios según las Escrituras? La respuesta es, claro, No. En las Escrituras, Dios juzga la maldad humana a través de procesos de litigio que incluso pueden durar años (véase el castigo de Dios a Israel, haciéndolos caminar por 40 años en el desierto), no por “actos instantáneos”. Y hasta donde puedo ver, en el Mundo SNK Dios no cambiaría sus métodos legales.


Es hora de resumir. Hemos visto que ciertas visiones de Dios, cuando se le atribuye mucho control, harían insoluble el problema del Mundo SNK. Otras, al dejar tan poco control, pierden gran parte de su atractivo. Pero hay otra posición, una que puede ser afirmada por los cristianos ortodoxos, que evita ambos problemas.


¿Qué, pues, con la conclusión anterior de “Dios no existe”?


Hemos visto que es lógicamente posible ofrecer una respuesta incluso en el Mundo SNK, por lo que la conclusión no se sigue. Y es hora de cambiar las reglas del juego: Debido a que la conclusión es falsa, entonces es posible que Dios exista. Y si es posible que Dios exista (con algunos axiomas modales en juego) se deduce que Dios, necesariamente, existe. Por lo tanto tenemos un derrotador a los problemas del mal en general, incluso si un mundo tan profundamente terrible como el Mundo SNK fuera cierto.


Con esperanza,

J.


[1] Rowe, William L. (1996). The Evidential Argument from Evil: A Second Look. En Daniel Howard-Snyder, ed., The Evidential Argument from Evil. Bloomington: Indiana University Press. 263. [2] Véase: https://www.teopensees.com/post/el-problema-del-mal-un-an%C3%A1lisis-cr%C3%ADtico [3] Schellenberg, John L. The Wisdom to Doubt. Cornell University Press, 2011. 253. [4] Schellenberg, J. L. Progressive atheism: how moral evolution changes the God debate. Bloomsbury Publishing, 2019. P, 116-121. [5] Una versión antigua de este argumento se ve en la discusión de Draper y Dougherty en McBrayer, Justin P., and Daniel Howard-Snyder, eds. The Blackwell Companion to the Problem of Evil. John Wiley & Sons, 2014. El lugar más reciente donde se ha discutido este argumento es su ensayo ‘God, Evil, and the Nature of Light’ en Meister, Chad, and Paul K. Moser, eds. The Cambridge Companion to the Problem of Evil. Cambridge University Press, 2017. [6] Esto debe verse solo como un facon de parler. [7] Meister, Chad, and Paul K. Moser, eds. The Cambridge companion to the problem of evil. Cambridge University Press, 2017. p, 68. [8] Agradezco los comentarios y la discusión de W. Hasker sobre esto en correspondencia. [9] R. Douglas Geivett, "Divine Providence and the Openness of God: A Response to William Hasker", pp. 394. [10] Si bien es dudoso que Agustín fuera determinista (negar las posibilidades alternativas como hizo él no te saca automáticamente del campo libertario), la mayoría de tomistas que conozco son deterministas. Aún así hay espacio para el libertarianismo en el tomismo, como ilustra el Aquino de Eleonore Stump. [11] Véase la explicación de la PS Muchas Etapas en el artículo de este blog ‘Presciencia, Futuro e Indecisión’ [12] “¿Acaso no es esto un contrafáctico, Jesid?”. Claro que lo es, pero es un contrafáctico de libertad divina, no de libertad humana. Del primero no se sigue necesariamente el segundo.

307 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo