• Jesid A. Díaz

Por qué el feminismo necesita del teísmo

El título es sugestivo, lo sé. Puede ser confuso e incluso engañoso debido al clima actual de la controversia sobre la supuesta ideología de género y los estragos que una (¿supuesta?) expresión del feminismo está causando en el siglo XXI. Supondría que es entendible si hay un rechazo prima facie a este tipo de título, pero si ha entrado lo invito a permanecer hasta el final. Al fin y al cabo, puede que tarde menos de diez minutos en leer esto.


Aquí está mi reclamo básico: El feminismo, en ausencia de una cosmovisión de fondo teísta, se encuentra fatalmente incompleto. El resto del artículo me estaré refiriendo al movimiento feminista contemporáneo como “feminismo secular” (FS), y a mi propuesta como “feminismo teísta” (FT). Así, creo que FT es bastante superior a FS y cualquiera que simpatice con el movimiento o ideales básicos del feminismo debería preferir FT por encima de FS. Pero ¿qué exactamente estoy significando por el término “feminismo”? Dicho simplemente, con feminismo me estoy refiriendo al conjunto de ideales básicos que caracterizan el movimiento que busca la igualdad plena de la mujer mientras que sea éticamente adecuado, es decir, la búsqueda de la igualdad social, económica y participativa de la mujer. Los corolarios de este sentido puro, creo, se han deformado en la búsqueda del aborto bajo demanda, tergiversación de la idea de mujer, lucha agresiva contra un supuesto sistema opresivo y demás. En mi opinión, esto ha sucedido porque el feminismo transitó hasta una forma secularizada, a saber, FS. Pero esto fue algo trágico, y que necesita remedio inmediato. Por tanto, es preferible sostener una versión del feminismo con fundamentos metafísicos y morales teístas que naturalistas, si es que deseamos la plena reivindicación de la mujer en sociedad. Esto implicará, por supuesto, un rechazo a los corolarios de FS que mencioné anteriormente, o al menos una reconceptualización radical de dichos corolarios.


¿Por qué preferir FT sobre FS? Aquí hay una posible respuesta: La base de evidencias de FS es incompleta en comparación con la base de evidencias de FT. Para efectos de esta entrada, una base de evidencias es el conjunto de creencias que uso o apelo para justificar algún movimiento como el feminismo. Esto puede tener dos significados. Primero, podría implicar que hay mejor evidencia del teísmo que del naturalismo/secularismo y por tanto cualquier movimiento con ideales morales altos como el feminismo (en el sentido básico que anuncié anteriormente) deberá tener bases teístas. Esto no es más radical que decir que hay mejores razones para ser teísta, y especialmente cristiano, que naturalista por lo que una persona debería ser teísta cristiana en lugar de naturalista. Parece que una conjunción entre algunos argumentos de la teología natural con el argumento de la resurrección de Jesús satisfaría este tipo de demandas.


Segundo, puede referirse a que el teísmo justifica más apropiadamente los ideales feministas que el naturalismo/secularismo. Piénsalo. ¿Qué razones tenemos para buscar la reivindicación de la mujer en un mundo naturalista? Si el naturalismo fracasa en proporcionar una base plausible para los valores y deberes morales objetivos, entonces FS carece de justificación racional sólida. Apoyando esta afirmación simplemente podría ofrecerse alguna versión del argumento moral para la existencia de Dios. Considere la versión popular del argumento moral antiplatónico de William Lane Craig:


  1. Si Dios no existe, los valores y deberes morales objetivos no existen.

  2. Los valores y deberes morales objetivos existen

  3. Por lo tanto, Dios existe.

Si bien esta no es mi versión preferida del argumento moral, lo encuentro lo suficientemente sólido como para justificar mi punto anterior. Así que permítame ofrecer una palabra en defensa de los locales.

Sobre la primera premisa, es importante distinguir entre la posibilidad epistémica y la posibilidad metafísica. Mencionar que hay diferentes hipótesis naturalistas para fundamentar la objetividad de los valores y deberes morales no servirá por sí solo justamente porque la primera premisa contiene la modalidad de posibilidad metafísica en lugar de meramente epistémica. Ahora, esa es la premisa clave en el contexto de la presente reflexión. Considere el siguiente argumento:

  • 4. Si Dios no existe, el feminismo no tiene fundamento moral objetivo.

  • 5. El feminismo tiene fundamento moral objetivo.

  • 6. Por tanto, Dios existe.

Pero tal vez el modus tollens no sea especialmente claro sobre mi reclamo. Tal vez esta formulación sea más clara:

  • 7. Si Dios existe, el feminismo tiene fundamento moral objetivo.

  • 8. Dios existe.

  • 9. Ergo, el feminismo tiene fundamento moral objetivo.


La diferencia inmediata y obvia es que en el modus tollens anterior, la existencia de Dios es la conclusión y el fundamento moral del feminismo una premisa, mientras que en este último razonamiento la existencia de Dios es una premisa y la fundamentación moral del feminismo es la conclusión. Ahora observe algo más matizado aún:

  • 10. El feminismo tiene fundamento moral objetivo si y solo si Dios existe.

Lo curioso es que (10) no parece especialmente descabellado si lo que he dicho hasta el momento es correcto, y de hecho lo parece. (10) implica que la existencia de Dios es una condición necesaria para que el feminismo tenga un fundamento moralmente objetivo, es decir, no puede ser el caso que Dios no exista y el feminismo sea objetivamente correcto. ¿Es (10) más plausible que su negación? Bueno, esto simplemente nos empuja hacia atrás a discutir si es metafísicamente posible que hayan valores y deberes morales objetivos si Dios no existe. Craig suele citar al filósofo Michael Ruse, quien dice:

La posición del evolucionista moderno... es que los humanos tenemos una conciencia de moralidad... porque tal conocimiento es de valor biológico. La moral es una adaptación biológica, no menos de los que lo son las manos, los pies y dientes.... Considerado como un conjunto de afirmaciones racionalmente justificables sobre un objetivo, la ética es ilusoria. Aprecio que cuando alguien dice “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, piensen que se están refiriendo a algo más allá de sí mismos.... Sin embargo,... tal referencia verdaderamente no tiene fundamento. La moralidad es solo una ayuda para la supervivencia y la reproducción,... y cualquier significado más profundo es ilusorio.[1]

Si el teísmo es falso, sigue diciendo Craig, entonces los seres humanos son solo animales y los animales no tienen obligaciones morales entre sí. Richard Taylor, al imaginar seres humanos que viven en estado de naturaleza y sin ley, afirma:

Tales acciones, aunque dañinas para sus víctimas, no son más injustas o inmorales de lo que serían si fueran hechas entre dos animales. Un halcón que agarra un pez del mar lo mata, pero no lo asesina; y otro halcón que con sus garras agarra al pez lo toma, pero no lo roba, porque ninguna de estas cosas está prohibida. Y exactamente las mismas consideraciones se aplican a las personas que estamos imaginando[2]

Pero tal vez alguna feminista insista en que la existencia de valores y deberes morales objetivos sea un hecho bruto (inexplicado), justamente porque de existir, entonces existen necesariamente y todas las necesidades son brutas. El problema, diría, es triple. Primero, esta sugerencia parece intutivamente menos plausible que la hipótesis teísta porque en la hipótesis teísta tenemos más alcance explicativo sobre la naturaleza de los deberes y valores morales objetivos. Segundo, no parece ofrecer aún una razón por la que dada una cosmovisión naturalista, existan propiedades morales o que sí sobrevengan a los estados naturales. Y tercero, si bien podemos estar de acuerdo en que muchas verdades morales son necesarias, pero eso no se traduce inmediatamente en que sean inexplicadas. Craig sigue señalando que la suposición tras ese tipo de razonamiento es que las verdades necesarias no están en relación de prioridad explicativa entre sí, pero eso parece legítimamente dudoso. Por ejemplo, “2 + 2 = 4” es necesariamente verdadero, pero no quiere decir que sea inmediatamente inexplicado. Se puede decir, por ejemplo, que “2 + 2 = 4” es necesariamente verdadero porque los axiomas de Peano para la aritmética básica son necesariamente verdaderos. Igualmente, se puede decir que “torturar niños está mal” o “maltratar a la mujer por el hecho de ser mujer es malo” son necesariamente verdaderos porque van contra la bondad esencial y necesaria de Dios. Pero la mera postulación de que hay verdades morales necesarias no anula la prioridad explicativa, que sería lo que necesita el naturalista.


Sin embargo, puede que la feminista diga otra cosa. Puede que diga, por ejemplo, que los ideales del movimiento son deseables porque ayudan al florecimiento y empoderación de la mujer, lo que es intrínsecamente bueno y eso lo sostiene como una creencia propiamente básica. Dos problemas tocan la puerta. Primero, eso se enfrenta a cargos de arbitrariedad e inverosimilitud en una cosmovisión puramente naturalista. Y segundo, el hecho de que la “moralidad de rebaño” haya surgido como producto de presiones socio-biológicas parece derrotar la garantía racional para dicha creencia propiamente básica especialmente si tenemos en cuenta que en el naturalismo todas nuestras creencias, incluidas las morales, han sido seleccionadas por su valor de supervivencia, no por su valor de verdad,[3] lo que socava racionalmente la afirmación de la feminista.

Entonces ¿dónde estamos hasta ahora? He sugerido que dado el éxito del teísmo, y el fracaso del naturalismo, en fundamentar los valores y deberes morales objetivos, entonces el feminismo deberá tener o apelar a dichos fundamentos teístas para justificar moralmente su movimiento. Esto tiene una asunción crucial, creo, algo como:

  • 11. Para que el feminismo esté justificado moralmente debe haber un fundamento moral objetivo para sus reclamos.

Pero (11) parece tan evidentemente cierto que una discusión detallada parece innecesaria. Medite en esto, por favor. ¿Por qué, en ausencia de un fundamento moral objetivo, los reclamos básicos del feminismo deben ser seguidos o respetados? Sin embargo, y de alguna manera que no termino de entender, parece que un gran número de feministas son relativistas o subjetivistas sobre lo que moral refiere. Ahora, lo que solo quiero decir de forma rápida sobre esto es que esa actitud epistémica socava su capacidad racional de afirmar los reclamos básicos del movimiento feminista. Por ejemplo,

12. No hay valores y deberes moralmente objetivos

parece inconsistente con

  • 13. La mujer debe ser reivindicada en sociedad. O,

  • 14. Es malo maltratar a una mujer al considerarla inferior en su condición de mujer.

La razón es que tanto (13) como (14) son reclamos vinculantes. Eso parece obvio al considerar lo contrario al caso. Si el subjetivismo moral es correcto, tanto (13) como (14) son apenas expresiones personales de como nos gustarían que fuesen las cosas, no como realmente son. La lamentable consecuencia es que (12) anula la capacidad racional de afirmar (13) y (14), al igual que demás reclamos del movimiento feminista. Y dichos reclamos son legión.

Así que ¿qué nos falta? Bueno, si lo que he dicho hasta el momento es correcto, entonces parece bien decir que el feminismo pertinente y consistente es el feminismo teísta (FT), no el feminismo secular (FS). En otras palabras, el feminismo necesita al teísmo para que su empresa sea realmente significativa o vinculante. Pero he aquí el dramático giro de los acontecimientos: Si FT es cierto, los corolarios de FS que mencioné al inicio de este artículo se ven derrotados. Simplemente, si FT es cierto, entonces el mismo fundamento moral que garantiza al feminismo derrota otros actos inmorales, como el aborto bajo demanda (que parece caracterizar comúnmente a las expresiones del feminismo). [4]


Luego de meditar un rato más sobre esto, he llegado a pensar que el teísmo (especialmente el cristianismo) sería un gran aliado del feminismo en la batalla cultural. Pero eso requerirá que el feminismo abandone algunos de sus corolarios típicamente pensados como parte del movimiento, pero que son fácilmente separables. Así dicho, mi esperanza está también con las mujeres y su lucha por la igualdad y reivindicación. Mi último comentario sobre esto es esencialmente teológico: En el cielo no habrá necesidad del feminismo como movimiento, porque en la presencia de Dios todos seremos contados como iguales. El Señor de los Cielos ama a las feministas, y estoy convencido de que Dios desea que vengan a Él para ser plena y verdaderamente reivindicadas.



Con esperanza,

J.


Notas:

[1] Michael Ruse, “Evolutionary Theory and Christian Ethics,” en The Darwinian Paradigm (London: Routledge, 1989), 262, 268–89. [2] Richard Taylor, Ethics, Faith, and Reason (Englewood Cliffs, N.J.: Prentice-Hall, 1985), 14. [3] Esta es una aplicación del Argumento Evolutivo contra el Naturalismo de Alvin Plantinga. [4] Aquí evito entrar a debates bioéticos sobre casos particulares donde el aborto puede ser permisible. No me estoy comprometiendo con la afirmación radical de que el aborto nunca es aceptable, es decir, no importa el contexto en las que se encuentren las embarazadas, siempre será malo abortar. Otro punto que debo mencionar es al tipo de teísmo al que me estoy refiriendo aquí. Si bien creo que el teísmo cristiano es correcto, no necesito comprometerme exactamente con el cristianismo para que la opinión defendida aquí despegue. Solo basta un Ser Moralmente Perfecto, que es justamente el tipo de entidad que concluyen las variaciones de argumentos morales.

994 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo