• Jesid A. Díaz

El Dios Compasivo como Dios Pasible

El Teísmo Clásico se encuentra en la mira de gran parte de la comunidad filosófica cristiana en la actualidad. Probablemente sea porque en opinión de muchos pensadores, el teísmo clásico implica una forma de entender a Dios que parece estar alejada del Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Del Dios de los hebreos, y del Dios crucificado revelado en Jesucristo. Y me inclino a estar de acuerdo.


Una visión comúnmente relacionada con el teísmo clásico es la creencia de que Dios es impasible. A modo de revisión, esto significa, como mínimo, que Dios no puede ser afectado por nada externo. Entre otras cosas, esto implicaría que Dios no puede sufrir emocionalmente. Sin embargo, esto parece gravemente defectuoso por algunas razones. Aquí solo ofreceré un pensamiento personal de cómo un Ser Perfecto como Dios debería ser pasible (permitir ser afectado en algún sentido posiblemente relevante) en lugar de impasible.


Considere la siguiente cita de Alvin Plantinga:



Como el cristiano ve las cosas, Dios no se queda de brazos cruzados, observando fríamente el sufrimiento de sus criaturas. Él entra y comparte nuestro sufrimiento. Soporta la angustia de ver a su hijo, la segunda persona de la Trinidad, consignado a la muerte amargamente cruel y vergonzosa de la cruz. Algunos teólogos afirman que Dios no puede sufrir. Yo creo que se equivocan. La capacidad de Dios para sufrir, creo, es proporcional a su grandeza; excede nuestra capacidad de sufrimiento en la misma medida que su capacidad de conocimiento excede la nuestra. Cristo estaba preparado para soportar las agonías del propio infierno; y Dios, el Señor del universo, estaba preparado para soportar el sufrimiento resultante de la humillación y muerte de su hijo. Estaba preparado para aceptar este sufrimiento para superar el pecado, y la muerte, y los males que afligen a nuestro mundo, y para conferirnos una vida más gloriosa de lo que podemos imaginar. Así que no sabemos por qué Dios permite el mal; sin embargo, sabemos que estaba preparado para sufrir en nuestro nombre, para aceptar el sufrimiento del que no podemos formarnos una idea. [1]

Me gustaría sintonizar un poco con Plantinga para sugerir que un Dios realmente compasivo debería implicar un Dios sufriente. La definición misma de compasión (συνπάσχω+ = συμπάσχω) parece ser algo como "sufrir junto con", o "sufrir juntos". Ahora, uno pensaría que es evidente que un Ser Perfecto debería ser perfectamente compasivo, en tanto la compasión es (i) intrínsecamente bueno para poseer; y (ii) posee un máximo lógico. Mientras que (i) se evidencia en nuestra experiencia cotidiana y su aparente naturaleza axiomática, (ii) parece ser apoyada por nuestras intuiciones sobre lo que un Ser Perfecto poseería. Así como el poder tendría su máximo lógico en la Omnipotencia, uno podría pensar que, por ejemplo, la compasión tendría un máximo lógico en la naturaleza misma del amor o bondad (ser perfectamente amoroso u omnibenevolente podría implicar ser compasivo).

Entonces, considere el siguiente razonamiento:


1. Si la compasión es una Propiedad Engrandecedora, Dios debe ser compasivo.

2. La compasión es una Propiedad Engrandecedora.

3. Entonces, Dios debe ser compasivo. (1, 2)


De ahí sugeriría que,


4. Si Dios es compasivo, debe ser pasible.

5. Dios es compasivo. (2, 3)

6. Por lo tanto, Dios es pasible.


Hasta este momento, no he sugerido alguna forma de pasibilismo con la que me haya identificado. Pero lo que bastaría es pensar en la pasibilidad sobre los sentimientos de Dios, como un Ser Perfecto.


Para finalizar este breve pensamiento, déjeme mencionar unos pasajes biblicos. Primero, Hebreos 4:14-16


14 Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. 15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. 16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Y Hebreos 2 dice que,


Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.10 Porque convenía [...] que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.[...] 14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,15 y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.16 Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. 17 Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo.18 Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

¿Le parece que estos textos tienen algo que decir sobre si Dios es Pasible o Impasible?



Referencias:


[1] Alvin Plantinga, “Self-Profile,” Alvin Plantinga,ed. Jas. Tomberlin (Dordrecht: Reidel, 1985), p. 36.

118 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo